Consejos para la Iglesia en casa y cómo mantenerse en contacto con otros

imagen

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comparte con sus miembros ideas sobre cómo sobrellevar mejor el aislamiento social causado por el COVID-19.


Todos hemos sido afectados por los recientes cambios en nuestra vida diaria causados por el virus conocido como el COVID-19. No están solos en esto, y saldremos juntos de esta situación.

A continuación, se dan algunas respuestas a preguntas comunes sobre la Iglesia en casa, la Santa Cena, y cómo mantener contacto con otros:

 

¿Cómo es adorar en el hogar?

Aunque la administración de la Santa Cena tiene lineamientos importantes (véase la pregunta siguiente), la forma de adoración durante este tiempo puede ser guiada por su propia revelación personal.

Los santos alrededor del mundo están usando los siguientes recursos para ayudarse (haga clic en el recurso para ver el enlace):

¿Cómo participamos de la Santa Cena?

Cada miembro necesita las bendiciones espirituales que vienen al participar de la Santa Cena. La administración de la Santa Cena debe ser autorizada por el obispo o presidente de la rama (véase General Handbook: Serving in The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 18.9 y 29.2.2.10; disponible solo en inglés). La Primera Presidencia dio instrucciones para que los obispos se reúnan en consejo con el presidente de estaca para determinar cómo poner la Santa Cena a disposición de los miembros por lo menos una vez por mes.

Cuando no haya un poseedor del sacerdocio disponible en el hogar, se puede pedir a los hermanos ministrantes que administren la Santa Cena a las personas y familias que tengan asignados.

Aprenda más de cómo administrar la Santa Cena en el hogar. (there is no link in Spanish, maybe we should work on that information as well)

 

¿Cómo podemos ministrar cuando supuestamente debemos mantener la distancia física?

imagen

Al seguir las recomendaciones de las autoridades de salud, practicar la distancia física, y permanecer en casa siempre que sea posible, podrían preguntarse cómo ministrar a otros si no pueden verlos con regularidad.

A continuación, se dan algunas ideas:

Oren por nombre, por sus familias y personas asignadas. Luego actúen de acuerdo con las impresiones del Espíritu Santo al considerar la forma en que pueden ayudar a otros a sentirse amados, incluidos e importantes.

Consideren una visita virtual. Las vídeo llamadas pueden proveer algo de tiempo visual (face time) y diversión.

Hablen con su compañero ministrante. Él o ella probablemente tenga algunas buenas ideas.

Sean una fuente de alegría, optimismo, consuelo y paz. Compartan una escritura por mensaje de texto, o visiten “¡Escúchalo!”, por el presidente Russell M. Nelson.

Llamen. Permitan que ellos escuchen de su propia voz el amor sincero y preocupación por ellos. “¡Extraño verte! ¿Cómo estás manejando todo?” Pregunten por sus necesidades inmediatas. ¿Tendrán ellos comida, techo, provisiones?

Escúchenlos y den importancia a sus sentimientos. Respondan con compasión y comprensión.

Si existen necesidades inmediatas, identifiquen la manera segura en que pueden ayudar, y comunique cualquier preocupación a los líderes de barrio.

 

¿Cómo manejo mi necesidad de conexión significativa?

imagen

Encontrarse en aislamiento puede ser desafiante. Las siguientes son algunas ideas de cómo puede manejar efectivamente los desafíos del aislamiento:

Busquen la seguridad de Dios. Fortalezca su relación con su Padre Celestial por medio de la oración y el estudio diario de las escrituras.

Utilice la tecnología para comunicarse con otros (utilice video si es posible) o aprenda algo nuevo. Considera actividades como indexar, hacer historia familiar, y crear libros de memorias.

Sirva a otros. Muchas organizaciones locales necesitan ayuda, como los centros de donación de sangre y bancos de comida. Muchas de las oportunidades de servir y ayudar a los vecinos y a la comunidad aún pueden hacerse practicando el distanciamiento social.

Sea físicamente activo. La actividad física puede ayudarlo a dormir mejor, reducir el estrés y manejar emociones de incertidumbre. Si es posible, salga a disfrutar de la naturaleza.

Haga tiempo para reflexionar y escribir sus impresiones. Reflexionar acerca de buenos recuerdos puede ayudarle a manejar la soledad.