Experiencias de niños durante la Conferencia General de abril 2021

i

Todos somos individualmente responsables de nuestro propio crecimiento espiritual; y las Escrituras dejan claro que los padres tienen la responsabilidad primordial de enseñar la doctrina a sus hijos” (“Los cambios ayudan a equilibrar la instrucción del Evangelio en el hogar y en la Iglesia”, Liahona noviembre 2018).


Es extraordinariamente maravilloso poder escuchar y sentir las hermosas palabras y sentimientos que miles de niños en el mundo han compartido después de la Conferencia General de abril de este año; siendo tan pequeños, sus palabras nos reconfortan el corazón, y nos enseñan cuán sencillo puede ser escuchar la voz del Señor por medio de sus siervos los profetas.

 

Alison, una pequeña niña de Honduras, escribió sus sentimientos durante la Conferencia General, compartiendo lo valioso que ha sido la enseñanza del Evangelio en su vida:

 

“Recuerdo que desde muy pequeña mis padres me llevaban a las conferencias generales y siempre me decían que podía hablar con mi Padre Celestial a través de la oración, que no debía temer que siempre debía preguntar y confiar en mi Padre Celestial. Ellos me han enseñado que es importante prepararnos mediante la oración y cuando sea necesario ayunar.

 

“Nuestro Padre Celestial siempre contesta nuestras oraciones y las conferencias generales nos brindan la oportunidad de tener experiencias espirituales y escuchar al Padre a través de la voz de Sus siervos los profetas. A través de los himnos me hacen sentir el amor que mi Padre tiene para mí, en ellos hallo paz, serenidad y escucho Su voz también.

 

“Las conferencias me brindan la oportunidad de tener y compartir con amigos y familiares la bendición de aprender más de este Evangelio; es un lugar donde me siento segura y sé que allí estoy más cerca de mi Padre Celestial. Sé que Jesucristo vive y sé que si escuchó Su voz y obedezco, Él guiará mi vida”.

i
Alison disfruta por medio de la tecnología la conferencia general, para aprender más de Cristo.

Alison nos recuerda las palabras del presidente Russell M. Nelson, durante su viaje a Sudamérica en el año 2018, que en un corto pero contundente mensaje a los padres dijo:

 

“Les pido que les enseñen a sus hijos lo que realmente significa cuando cantan: ‘Soy un hijo de Dios’. Ellos fueron creados a Su propia imagen. Y Él les ha dado el gran don de un cuerpo, con un corazón que late, con un cerebro que piensa, y todos los maravillosos atributos que poseen. Por favor, enséñenles a sus hijos acerca de la expiación de Jesucristo. Su expiación es el acontecimiento más importante en la historia del mundo y el cimiento de nuestra religión. Todo lo demás en nuestra religión es secundario”.

 

Los padres tenemos una enorme influencia espiritual en los niños, ellos aprenden cada día de nuestro ejemplo y de nuestra fe.

 

Al igual que Alison, otros niños también compartieron sus mensajes y escribieron sus sentimientos de la Conferencia General:

 

“Me siento feliz por la oportunidad que tuve de escuchar los mensajes de la Conferencia, de poder escuchar la voz del profeta de Dios y de saber que todo lo que se dijo es porque Dios quería que yo lo aprendiera y deseo poder recordarlo cada día y así tomar buenas decisiones. Me gustó mucho el discurso del élder Gary E. Stevenson del relato del descubrimiento científico que se produjo gracias a un grupo de conejos. Me gustó ver como un grupo de conejos reaccionó de manera diferente debido al cuidado, al amor y al trato bondadoso que recibieron a diferencia del otro grupo al cual no se le daba un trato especial. Entendí que el mostrar bondad y ser amables unos con los otros pueden marcar la diferencia en las otras personas. Yo puedo ser bondadoso con los demás”. Mateo, Nicaragua.

 

i
Mateo disfruta de la Conferencia General en la computadora. Con la ayuda de sus padres, pudo aprender más de Cristo.

“Disfruté viendo la Conferencia General con mi familia, así como escuchar y cantar el himno ‘Soy un hijo de Dios’. Escuché a muchos líderes de la Iglesia hablar sobre el evangelio de Jesucristo y Sus mandamientos. Mi parte favorita fue escuchar al profeta hablar sobre la semilla de mostaza, que es pequeña, pero se convertirá en un gran árbol donde los pajaritos construirán sus nidos. Nuestra fe debe ser como una semilla de mostaza, debemos hacer ciertas cosas para aumentar nuestra fe, como leer las escrituras y orar. A mí me gustaría aumentar mi fe al igual que la semilla de mostaza, que se convierte en un gran árbol. Yo sé que él vive y nos ama”. Nephi C., Belice.

 

“I enjoyed watching general conference with my family, as well as hearing and singing the hymn ´I am a child of God´. I listened to many church leaders talk about the gospel of Jesus Christ and His commandments. My favorite part was hearing the prophet speak about the mustard seed, it is small, but it will grow into a big tree that little birds will use to build their nests. Our faith should be like a mustard seed, we should do certain things to increase our faith like reading the scriptures and praying. I would like to increase my faith just like the mustard seed, which grows into a big tree. I know that He lives and He loves us.

 

i
Nephi C. disfrutó la Conferencia General, el mensaje del Presidente Nelson fortaleció su vida. Compartió su mensaje en inglés y español.

Así como Alison, Mateo y Nephi, muchos otros niños comparten su testimonio de Jesucristo y nos enseñan el valor del Evangelio dentro del hogar. Amemos a nuestros pequeñitos, guiémosles por el sendero de la fe y abracemos con ellos la creencia de que Jesucristo nos ama a cada uno de nosotros; mantengámonos firmes e inmutables, recordando que el primer lugar donde los niños fortalecen su fe es y siempre ha sido el hogar.

 

Artículos relacionados: