Lo que aprendí al escuchar los mensajes de la conferencia general

i
Al escuchar los mensajes de la conferencia de octubre 2020, Fiorella Siliezar recibió consuelo y comprensión.

Había tenido una semana muy difícil y me sentía agobiada, sentía que oraba al Señor y no obtenía respuesta. Realmente pensé que el Señor no me escuchaba, pero al oír el consejo del élder Jeffrey R. Holland de ser paciente, pude sentir que era el Señor quien me estaba hablando. Entendí que no es en nuestro tiempo que vamos a recibir las bendiciones, sino que en el tiempo del Señor. También comprendí que debemos permitir que Él administre nuestro calendario personal y esperar pacientemente.

 

Al escuchar los mensajes de la conferencia general supe que al igual que el profeta Jose Smith, cuando se encontraba en la cárcel, el Señor lo consoló y le dijo: “… paz a tu alma; tu adversidad y tus aflicciones no será más que por un breve momento” (Doctrina y Convenios 121:7). Las pruebas nos hacen más fuertes y en lo personal siento que mi fe ha aumentado y he podido sentir que se ha fortalecido porque siento Su amor y Su tierno brazo acogerme como un Padre amoroso. Al escuchar los mensajes en la conferencia el Padre me hizo sentir que Él siempre estuvo ahí y nunca me dejó sola.

 

Amo este Evangelio porque, así como dijo nuestro amado profeta Russell M. Nelson, “La vida sin Dios es una vida llena de temor. La vida con Dios es una vida llena de paz”. (Conferencia general, Sesión General de Mujeres, octubre de 2020). Esa paz nos llena y nos hace sentir Su amor.

 

Vínculos relacionados:

Centrémonos en la conferencia

 

Además de estudiar los discursos de conferencias anteriores, tome en cuenta estas ideas para que le ayuden a aprender de la conferencia actual: 

  • Ore y ayune para recibir respuestas a sus oraciones por medio de las palabras de los oradores.
  • Escuche la conferencia con una pregunta específica en mente.
  • Haga todas las tareas, compras y otras obligaciones antes de la conferencia para que pueda concentrarse y escuchar.
  • Descanse lo suficiente la noche anterior a la conferencia a fin de que su mente esté preparada para recibir inspiración.
  • Tome notas de las impresiones, susurros e ideas que reciba.