Ministrando en tiempos de pandemia 

i

Leer las escrituras como parte de nuestra ministración nos ha permitido acercarnos más al Salvador y convertirnos en instrumentos en Sus manos.


Desde que inició la cuarentena por la pandemia del Covid -19, se nos pidió que compartiéramos nuestro tiempo con los hermanos menos activos e investigadores leyendo las Escrituras con ellos. Como familia e individualmente, hemos gozado de esta grata experiencia. Al principio fue algo nuevo, las lecturas las realizamos virtualmente, hasta extraño se puede decir, pero una vez que dimos el primer paso lo hemos disfrutado grandemente. El Señor siempre tiene un plan “B” en Su obra ante los desafíos.

 

Hemos visto resultados positivos en cada oportunidad en que compartimos con las personas y sentimos el Espíritu ayudándonos en esta responsabilidad como miembros.

 

i
Por medio de un pequeño dispositivo, podemos ministrar a otros.

Las experiencias han sido muy gratas y a la vez edificantes, lo he notado en mi compañero ministrante, que es mi hijo de 15 años. Esta pequeña acción ha surtido efecto en él, ya que tiene una mayor preocupación por las familias que ministra, más madurez espiritual, más seguridad en lo que comparte y se esfuerza por vivir el Evangelio.

 

Durante ese tiempo, mi hija que estaba sirviendo una misión en Quetzaltenango, Guatemala, regresó a nuestro hogar. En los dos meses que estuvo con nosotros, ella se sentía extraña ya que estaba en la misión, pero estaba en casa con su familia. Bajo la dirección del obispo, como familia tuvimos charlas con investigadores y recién conversos, así como noches de hogar virtuales.

 

Actualmente sirvo como segundo consejero en la presidencia de la Misión Costa Rica Este y para fomentar un mayor acercamiento a las Escrituras, sobre todo con el Libro de Mormón, como presidencia también hemos estado leyendo las escrituras con los presidentes de rama y sus esposas. El resultado ha sido muy positivo y provechoso.

 

Al principio este sistema virtual nos parecía extraño, no nos adaptábamos, pero después comprendimos que el Señor ha puesto la tecnología para ayudarnos en este proceso. Nos fuimos acostumbrando y estamos muy familiarizados con el uso de la tecnología y sabemos que son las herramientas que el Señor nos da para que Su obra continúe. Ahora disfrutamos de estos medios que el Señor ha puesto a nuestro alcance para ayudarnos a que avance Su obra en la tierra.

 

Artículos relacionados:

Church News, “Lo que están haciendo los santos de los últimos días para responder al llamado del Presidente Nelson de seguir ministrando”

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, “Consejos para la Iglesia en casa y cómo mantenerse en contacto con otros”