¿Quién fue José Smith?

José Smith fue un profeta que vivió en los Estados Unidos a principios del siglo XIX.

José Smith (1805 – 1844) fue fundador de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Fue también el primer profeta y presidente, y quizas más conocido por su traducción del Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo.


José Smith fue un hombre ordinario que hizo cosas extraordinarias. Con solo tres años de escolarización, tradujo y publicó el Libro de Mormón, organizó una Iglesia, fundó varias ciudades y supervisó la construcción de dos templos. También se postuló para la presidencia de los Estados Unidos y se desempeñó como juez, alcalde y teniente general de una milicia local, todo antes de su muerte a los 39 años.

Primeras etapas de la vida de José Smith

José Smith nació en el año 1805 en Sharon, Vermont, EE. UU. Sus padres, José Sr. y Lucy Smith, tuvieron una familia numerosa y pobre, que se ganaba la vida cultivando y obteniendo cualquier trabajo disponible. No podían permitirse enviar a todos sus hijos a la escuela, por lo que José solo asistió por tres años. Más tarde, se mudaron a Palmyra, Nueva York.

En 1820, cuando José tenía 14 años, la gente tenía gran interés en la religión, por lo que había predicadores de diferentes iglesias que competían por los creyentes. Los miembros de la familia de José no compartían las mismas creencias, lo que provocó que José asistiera a diferentes iglesias y hablara con diferentes ministros para decidir por sí mismo a cuál unirse. Sin embargo, estaba preocupado por las diferentes enseñanzas que se le impartían, así que no sabía cuál era la correcta.  

La Primera Visión

En una de las iglesias a la que asistió, el ministro habló sobre el pasaje bíblico de Santiago 1:5, que invita a aquellos que carecen de sabiduría a pedirle a Dios. José decidió seguir este consejo y oró para saber a qué iglesia debía unirse.

La Primera Visión se refiere a la experiencia que José tuvo, cuando estaba en busca de una respuesta. Era un día de primavera muy temprano en la mañana, y había entrado en el bosque que estaba cerca de su casa para orar. De repente, Dios el Padre y Su Hijo, Jesucristo, se aparecieron frente a él y le dijeron que no debía unirse a ninguna iglesia en ese momento. Además, Jesús le dijo que él sería llamado para hacer la obra de Dios.

El Libro de Mormón

Tres años después, mientras José oraba para saber más acerca de su llamamiento, se le apareció un ángel y le contó sobre un antiguo registro escrito en planchas de oro, que se encontraba escondido en una colina cerca de su casa. Por cuatro años, José visitó cada año la ubicación de las planchas, hasta que recibió más instrucciones del ángel. Más tarde, con ayuda de varios escribas, José tradujo las planchas por inspiración de Dios y las publicó a principios de 1830 como el Libro de Mormón.

José Smith como profeta y fundador de la Iglesia

Poco después de la publicación del Libro de Mormón, José y otros cinco hombres organizaron oficialmente la Iglesia de Jesucristo. José fue elegido como presidente y en su liderazgo, envió misioneros para compartir el mensaje del Evangelio. Gracias a esto, la Iglesia creció rápidamente.

Durante los siguientes 14 años, José guio a la Iglesia por inspiración de Dios. Recibió revelaciones y visiones que enseñaban sobre la relación de Dios con Sus hijos y Su plan de felicidad. Muchas de estas enseñanzas están registradas en dos libros, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio, los cuales son considerados por los miembros de la Iglesia como escrituras que se estudian junto con la Biblia y el Libro de Mormón.

José Smith como político y líder cívico

Cuando las oficinas centrales de la Iglesia estaban en Kirtland, Ohio, José supervisó la construcción del templo de Kirtland y dirigió la organización de asentamientos en Missouri. Organizó los servicios de ayuda a los pobres y gestionó asuntos, tanto de negocios como espirituales, de la Iglesia.

Es importante mencionar que las diferencias políticas, culturales y religiosas entre los miembros de la Iglesia y sus vecinos causaron tensión y conflicto y, cuando la situación se volvió más violenta, José y otros pidieron ayuda al gobierno local y federal; sin embargo, no obtuvieron éxito. En consecuencia, José fue arrestado y encarcelado durante cuatro meses, mientras que los miembros de la Iglesia fueron obligados a abandonar sus hogares en Missouri.

Más tarde, José dirigió la construcción de la ciudad de Nauvoo, Illinois, donde fue elegido alcalde. También supervisó la construcción del templo de Nauvoo. También se postuló para la presidencia de los Estados Unidos en 1844 bajo el mensaje de libertad religiosa y tolerancia.

La muerte de José Smith y su legado

José Smith fue arrestado en el verano de 1844 por haber participado en la destrucción de un periódico que decía mentiras sobre él. Cuando una turba asaltó la cárcel, mataron a José Smith y su hermano Hyrum. Aunque la mafia pensó que la muerte de José provocaría el fin de los “mormones”, hoy en día millones de personas en todo el mundo continúan honrándolo como un profeta de Dios.

¿Cuál es su importancia?

Dios eligió a José Smith para organizar y dirigir la Iglesia de Jesucristo. Le dio poder y autoridad para hablar y actuar en nombre de Dios y le enseñó la verdad. Aquellos que creen que José Smith fue llamado por Dios, reconocen a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como la verdadera Iglesia de Dios y aceptan el Libro de Mormón y las revelaciones recibidas por José Smith como escrituras.

Contenido Relacionado